El boom de la banda ancha y los nuevos servicios de TV “pirata” en Latinoamérica protagonizaron un nuevo panel virtual de Dataxis

Dataxis llevó adelante ayer un nuevo panel virtual, titulado “La explosión de la banda ancha en América Latina y nuevos servicios de transmisión de TV pirata”. El evento estuvo patrocinado por Irdeto, y contó con la participación de destacados expertos en la industria, como Rodrigo Aliaga, Director de Digital TV Cable; Sergio Piris, Gerente de Asesoría Penal, Delitos Tecnológicos y Antipiratería de Telecom Argentina; Gus Rojo, Intelligence Analyst de Irdeto;  y Sergio Octavio Valdés Beltrán, Gerente de Asuntos Externos y Regulatorios de DirecTV Colombia

En relación a  la piratería en TV paga y la explosión de banda ancha y FTTH para el advenimiento de IPTV piratas, Aliaga destacó que “la piratería es una industria en constante movimiento, para ver la forma en que el contenido esté al alcance de la gente sin pagar”.  El ejecutivo expresó también que, con el boom de FTTH más aún, porque se entregan anchos de banda y sistemas más vulnerables, que permiten recibir la piratería de contenido más fácilmente”. Con respecto al crecimiento de la banda ancha durante la pandemia, Valdés Beltrán hizo hincapié en la necesidad de mayor conectividad. “Necesitamos conectar a más gente, pero cuando empezamos a conectar más gente, ciertos actores aprovechan vacíos de la regulación y empiezan a diseminar el uso de contenidos piratas. Tenemos en Colombia cerca de 4 millones de usuarios ilegales. Tenemos equipos de trabajo interdisciplinarios que están trabajando para tener resultados efectivos en la lucha antipiratería”, afirmó.

Según reportó Piris, “el IPTV en Argentina lo veíamos lejano,, hasta que empezamos a ver IPTVs radicados en Uruguay, y algunos en Argentina. Al Mundial de 2018, por ejemplo, muchos pudieron verlo en forma gratuita mediante IPTV. Fue un golpe muy fuerte para la industria. Tenemos un departamento interno en Telecom dedicado exclusivamente a estos temas”, aseguró. Asimismo, Rojo remarcó que la piratería “no es específica de Latinoamérica, sino mundial”. Además, aseguró que “los operadores “piratas” son organizaciones, que operan específicamente dentro de su región, siendo una persona o grupo. Siempre hay una persona o grupo dentro de ese servicio, que lo venden hacia afuera. La organización crece también porque venden el servicio, y es más difícil identificar quién es el dueño”. 

“Analizamos qué IPTVs de los que detectamos son los que pueden tener competencia con nuestra grilla y vamos viendo dónde están ubicados, sobre todo en Uruguay y Argentina. Tratamos de adquirir el producto para ver cómo funciona. Hay facilidades de pago, y puede ser un elemento para atacar en el futuro”, reportó Piris, para luego agregar que  “otro tema es que los IPTV viven de la publicidad. Sería importante trabajar para ver cómo dejarlos sin ella. En Uruguay hay resultados interesantes de IPTVs que fueron encontrados y allanados. Tenemos IPTVs que estamos en trámites de investigación. En Uruguay está saliendo una ley que permitirá el bloqueo más ágil, sin pasar por el ámbito judicial”, explicó el ejecutivo, e hizo hincapié en la necesidad de agilizar los tiempos en este proceso. 

En relación al rol de las autoridades gubernamentales en Latinoamérica con respecto a la piratería de contenidos, Valdés Beltrán opinó que “lo más importante que se debería hacer es un trabajo conjunto con autoridades, operadores, proveedores de contenido y la sociedad civil, para hacer que los estados lo pongan como un problema. Con un trabajo conjunto, lograremos resultados efectivos. En Colombia, la semana pasada la Asociación Nacional de Derechos de Autor ordenó el bloqueo de una IP que distribuía contenidos piratas. Debemos plantear cómo hacemos para que el bloqueo de IPs sea mucho más rápido de lo que hoy en día es”. En concordancia, Rojo opinó que “lo más importante es que las leyes mejoren alrededor de este tipo de crimen. Los proveedores, la policía y las cortes necesitan trabajar juntos para mejorar las leyes y apoyar a operadores legítimos para mejorar la situación”.

“La piratería tiene tres actores”, reportó Aliaga. “En primer lugar, el regulador de propiedad intelectual, que en Bolivia es bastante precario en su administración y manejo. En segundo lugar, la regulación; y, en tercer término,  la generación de conciencia social. En relación a la regulación, se ofrecen licencias IPTV+. Estamos en una etapa interesante, pero falta mucho por desarrollar en Bolivia y en la región”.  Asimismo, Piris sostuvo que “en Argentina nos falta trabajar en forma conjunta por toda la industria. La piratería no es un tema que preocupe al Estado Argentino. Tenemos que hacer saber la problemática, que afecta al Estado con la pérdida de mucha recaudación y con el desempleo. Y es muy importante la concientización. En Uruguay, ante el crecimiento de IPTVs, se juntó más la industria en general para buscar una legislación, y salieron campañas publicitarias”.  Valdés Beltrán afirmó que “en Colombia estamos aglutinando a la industria como un todo, y tratando el tema como un ecosistema, que afecta también al Estado e incluso a la inversión extranjera Empezamos a ver avances por el interés de operadores y proveedores de internet en trabajar en el tema”. 

En referencia a la migración hacia Android TV y el vínculo con la piratería de contenidos, Rojo afirmó que “Las Android boxes se pueden asegurar, pero siempre va a haber alguien que se dedica a romper la seguridad. Nuestros clientes usan medidas de seguridad más avanzadas como marcas de agua forenses; nuestros equipos de inteligencia e investigación antipiratería; y otros. Los STBs Android se pueden asegurar, pero siempre va a haber alguien que lo va a romper. Y no ocurre únicamente con Android, sino con todos los dispositivos del ecosistema”.

En relación a las acciones que deben implementarse para avanzar contra la piratería de contenidos, Piris aseguró que “debemos involucrar más a las autoridades en Argentina. Hoy la piratería no es parte de la agenda. Debemos hacer más campañas de concientización y trabajar en forma regional. Estamos teniendo una problemática similar en los países, aunque unos tienen más herramientas que otros. Asimismo, Rojo opinó que “los proveedores de contenido deben saber que, sin importar el contenido, todo es deseable para el pirateador, y necesitan trabajar con equipos que la identifiquen, y medidas de seguridad más avanzadas”.