Se acabó la exclusividad de servicios de TV y telecomunicaciones en edificios y condominios chilenos

Dos años después de la promulgación de la Ley de Libre Elección (o Ley de Ductos) en Chile, se publicó el reglamento mediante el cual la normativa entra en vigencia. De esta manera, los usuarios que viven en edificios y condominios ya no tienen limitaciones a la hora de elegir un operador de telecomunicaciones, ya sea de televisión, Internet o telefonía fija.

Esta ley rompe con el monopolio que practicaban muchas empresas de telecomunicaciones cuando arreglaban con las compañías constructoras para desplegar su propia red dentro de los edificios a cambio de exclusividad. Ahora, las cámaras de acceso a las propiedades deben ser compartidas por todos los operadores y, si no hay acuerdo entre los mismos, deberá definir un mediador. Para el caso de nuevos emprendimientos inmobiliarios, los mismos tienen que anotarse en la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel) y luego en un registro de proyectos, para que los prestadores de servicios tomen conocimiento de la obra y consideren el despliegue de sus redes. La Dirección de Obras Municipales (DOM) es la encargada de controlar que se cumpla el proyecto técnico de telecomunicaciones.

La Subtel señaló en un comunicado que esta ley “plantea un nuevo escenario, donde las empresas deberán competir para conseguir clientes, eliminando la posibilidad de acuerdos previos”. Pamela Gidi, titular del ente chileno, sostuvo que esta medida fomentará la inversión en el sector.