Aseguran que la TV paga de Brasil está sentenciada a muerte

Abraão Balbino e Silva, Competition Superintendent de la Agencia Nacional de Telecomunicaciones de Brasil (Anatel), afirmó que la TV paga de ese país “está sentenciada a muerte”. El especialista sostuvo que los suscriptores optan por modelos más directos para adquirir los contenidos, que no son contemplados por las leyes que regulan el sector en el país. La opinión de Balbino surge a raíz de la disputa judicial entre los operadores de TV paga brasileños y Fox, que, a través de Fox+, ofrecía contenido en VOD y transmisiones en vivo vía OTT.

De este modo, Fox permitía que todos sus contenidos fuesen vistos en internet, sin necesidad de que sus clientes necesiten suscribirse a un operador de TV paga. Días más tarde, la Justicia Brasileña suspendió la medida cautelar de la agencia contra Fox+.  Según Balbino, la ley brasileña impone las reglas competitivas del mercado, aunque las que están en vigor no adoptan los nuevos modelos de distribución de contenido. Al mismo tiempo que tratan de garantizar el equilibrio en el mercado, se convierten en obstáculos frente a las nuevas soluciones que buscan los clientes y las empresas.

La Ley de Contenidos Audiovisuales (Seac), vigente en Brasil desde 2011, prohíbe la integración vertical en TV paga, es decir, un generador de contenidos no puede participar en la distribución. Según afirmaciones de Balbino, servicios como los de Amazon y Netflix ganan ventaja frente a la situación y se tornan competidores fuertes, al punto de exigir un reposicionamiento de las empresas en el sector.

Las opiniones del ejecutivo de Anatel se basan en los datos que publicó el organismo en mayo. El último informe sobre operadores de TV paga brasileños que difundió la entidad indicó que Sky fue el canal que más suscriptores perdió, y registró 70 mil clientes menos. Claro perdió 51 mil, Vivo 19 mil y Oi 1,49 mil. La Agencia envió una carta al Congreso Nacional de Brasil solicitando la revisión de las leyes. Si esto no sucede, se evitará el lanzamiento de nuevos servicios en Brasil, así como la llegada de pequeños jugadores, y los gigantes continuarán dominando el mercado de contenidos, al igual que el online.