Ancine podría dejar de fomentar industria audiovisual en Brasil

Pocos meses después de que una decisión del Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU) -encargado de la fiscalización financiera de los organismos del Estado brasileño- paralizara las actividades de la Agencia Nacional de Cine, dedicada a impulsar la industria audiovisual del país, el Presidente del país, Jair Bolsonaro, expresó que la agencia podría desaparecer o privatizarse.

“Va a tener un filtro, ya que es un órgano federal. Si no lo puede tener, extinguiremos Ancine. La privatizaremos, la pasaremos a otras manos o la extinguiremos”, indicó el mandatario 

Otavio Rêgo, portavoz de la Presidencia de Brasil, expresó esta semana que el propósito del Gobierno es quitarle a Ancine el Fondo Sectorial Audiovisual (FSA), para pasarlo a la órbita de la Secretaría Especial de Cultura, vinculada al Ministerio de Ciudadanía. En caso de que el hecho se concrete, Ancine dejaría de ser una agencia destinada a la promoción audiovisual, y concentraría sus funciones en las áreas de regulación y supervisión del mercado. El plan está bajo análisis por parte del área jurídica del Gobierno Brasileño.

En el mes de abril, el TCU había paralizado las operaciones de Ancine y, según indicó la entidad, resulta necesaria una revisión profunda de los mecanismos de adjudicación de fondos como el FSA, especialmente en lo referido a las rendiciones de cuentas de cada proyecto.